Contacta con nosotros

916102507 / 916124800

Historia y evolución de los Sprinklers

LA EVOLUCIÓN DE  LOS  SPRINKLERS

A finales del siglo XVIII los incendios se combatían con medios manuales y equipos de vigilancia llamados Fire Watchmen (imagen 1); sin embargo tanto los medios manuales como los humanos no eran lo rápidos, efectivos y fiables que cabría desear.

Imagen 01

 

En aquel entonces  la edificación y el proceso de industrialización estaban en plena evolución y demandaban sistemas de lucha contra incendios más eficaces. El primer sistema de extinción automático  fue diseñado y patentado en 1812 por el Coronel William  Congreve, y  se instaló ese mismo año en el teatro Royal Drury Lane de Londres, por el arquitecto Benjamin Wyatt. El sistema consistía en un tanque de agua enterrado de unos 95 m de capacidad, desde el cual se distribuía una red de tubería en 10″. Esta red se ramificaba a su vez en otras tres líneas perforadas con taladros de 1/2″,  hasta contar con 2.000 taladros que podían simular la acción de un camión de bomberos de la época. El agua se podía dirigir a la zona en alarma mediante válvulas manuales. El aljibe enterrado se alimentaba a su vez desde el York Buildings Water Works de Adelphi, Londres, y se acordó que después de su primer uso se podría volver a llenar  en menos de 20 minutos con una máquina de vapor de 75 CV.

En EEUU los sistemas de tubería perforada se emplearon por primera vez en 1852,  siendo la industria textil la que más demandó esta necesidad. Los taladros de la tubería ya no eran de 1/2″ sino de 1/10 “; sin embargo estos sistemas  se mostraron ineficaces por varios motivos:

  • No eran suficientemente selectivos  a la hora de aplicar el agua sólo sobre el fuego, de modo que un pequeño incendio suponía graves daños ocasionado por el agua.
  • Los taladros se atascaban por suciedad y sedimentos por lo que era necesario una tarea de limpieza, pesada y recurrente.
  • No se podía probar el sistema  sin producir daños.

A partir de estos sistemas surgieron versiones que iban mejorando aspectos del inmediatamente anterior, así se dispusieron aljibes por gravedad, válvulas de de control que permitían el paso del agua a la zona en incendio, y perforaciones taponadas con metal fusible, o mezclas de resina que fundían a 100 °F.

El primer sprinkler automático lo inventó el Mayor A. Stewart Harrison, del First Engineer Volunteers de Londres, en  1864. El  “Harrison”, imagen 2, consistía en una bola hueca de latón perforado de 2″ Ø. Su mecanismo  permitía el paso de agua tan sólo cuando el calor fundía el fusible mecánico de estaño.  Gracias a su forma y perforaciones el agua salía disparada en todas direcciones, y lo más importante de todo: sólo en la zona afectada por el calor.

Imagen 02

El invento del Mayor Harrison no tuvo mucha repercusión y aún tuvieron que pasar diez años hasta encontrar el primer sprinkler de uso generalizado. Lo inventó en 1875 un fabricante de pianos de Connecticut. Henry S. Parmelee no aceptaba de buen grado que las empresas aseguradoras le subieran  el precio del seguro de su fábrica, sobre todo tras los incendios que tuvieron lugar en Chicago y Boston en los años 1871 y 1872. Después de que fracasaran varios diseños preliminares, en  1875  produjo un modelo básico que mejoró en 1878, imagen 3. De este último diseño se llegaron a vender unas 200.000 unidades y los instaló principalmente la Providence & Gas Pipe Company; compañía dirigida por Frederick Grinnel.

Imagen 03

 

En Nueva Inglaterra las compañías de seguros se negaban a asegurar las fábricas de procesamiento de algodón. Un grupo de propietarios decidió crear una Mutua de seguros propia. Los participantes se comprometieron a tomar todas las medidas disponibles para controlar y evitar las pérdidas ocasionadas por el fuego, y lo más importante a asumir solidariamente las indemnizaciones que pudieran surgir de un incendio a cualquiera de los socios. Así se creó Factory Mutual.

Los sprinklers llegaron a Australia en 1886 y a Nueva Zelanda en 1889. Los distribuidores en aquellos tiempos para ambos países eran Russell & Wormald, una empresa conjunta que en 1911 pasó a convertirse en Wormald Brothers. John Wormald, de Manchester, Inglaterra, escribió las primeras normas de instalación de Sprinklers.

En diciembre de 1886 el sistema instalado en febrero de ese mismo año  por Mather & Platt en la fábrica de camas de Laycock, Son & Nettleton, South Melbourne, Victoria, controló con éxito su primer incendio. Cuatro años más tarde Grinnel patentó su sistema en EEUU.

El “Parmelee” fue el primer sprinkler reconocido por las compañías de seguros en el Reino Unido y se instaló por primera vez en Edimburg Rubber Works, en 1881. Las evoluciones del “Parmalee” fueron el “Vulcan”, imagen 4, diseñado por J.H.Lynde, de Manchester; y el “Simplex”, imagen 5, diseñado por Dowson & Taylor, quien más tarde se incorporó a la firma Mather & Platt Ltd.

Imagen 04          Imagen 05

Un diseño interesante se ve en la imagen 6. Este rociador disponía de una mecha que colgaba del techo al suelo, de forma que un incendio podría prenderla y al arder llegar a producir una pequeña detonación en el rociador capaz de abrirle y dar paso al agua. Las mechas se recogían por el día y se dejaban colgando por la noche.

Evoluciones de los rociadores anteriores fueron el “Grimel”, imagen 7; el “Hudson”, imagen 8 ; el “Mayall”, imagen 9; el “Walworth”, imagen 10; y el “Witter”, imagen 11. Todos ellos ya presentados en 1889 y sin embargo aún complicados  y poco prácticos.

Imagen 07 Imagen 08 Imagen 09 Imagen 10 Imagen 11

 

Grinnel sí tendía a los diseños óptimos: sencillos y eficaces. Pasado el verano de 1891  presentó un rociador con ampolla de cristal, un nuevo fusible mecánico con alcohol en su interior, a partir del cual se llegó al diseño presentado en 1922, imagen 12. Este nuevo sistema se pensó para evitar los problemas de corrosión que presentaban los anteriores, y en la actualidad es el más utilizado. El fusible mecánico, la ampolla de cristal con alcohol en su interior, explota al verse expuesta a la temperatura de los gases de un incendio y permite el paso del agua.

Mather & Platt  en 1925 mejoró el diseño hasta llegar a los actuales rociadores de agua. La evolución de los sprinklers  empezó con el “Harrison”, imagen 2, y terminó  en los diseños de 1922,  imagen 13. Los sprinklers de hoy son mejoras de los anteriores, imagen 14. Probablemente estos diseños no serán definitivos, la investigación, la tecnología y las experiencias pasadas cambiarán y mejorarán los diseños actuales.

Imagen 13 Imagen 14

 

Nota bibliográfica:

Automatic Sprinkler Systems For Fire Protection

By P. Nash and R.A. Young

 

pidanos presupuesto


Mejoramos su precio
Garantía y calidad
Nos adaptamos a sus necesidades
Lideres en la Comunidad de Madrid
Consúltenos sin compromiso
Presupuesto online

encuentre su sistema de protección

mantenimiento de extintores en madrid


Recarga de Extintores
Retimbrado de Extintores
Controles periodicos
Controles de calidad
Venta de extintores

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Facebook
Google+
YouTube
LinkedIn
Flickr